5 y 6 de JULIO DE 2022

SHERATON BUENOS AIRES

Presencial y Virtual

CARTA DEL PRESIDENTE

ENCUENTROS ANTERIORES

Palabras de bienvenida

¡Buen día!

 

Llegó el momento de Encontrarnos. Estoy feliz y a la vez ansioso por dar comienzo este poderoso evento.

 

Quiero agradecer al equipo organizador que ha trabajado mucho y seriamente para este Encuentro y a nuestros invitados: personas que han donado su tiempo para que este evento sea relevante y oportuno.

 

Hablaremos sobre el desafío de la convivencia. Todos sabemos que nuestra sociedad no está funcionando bien ya desde hace muchos años. No podemos producir bienestar. No podemos generar riqueza. Y los líderes nos dividen, nos separan. ¡Estamos perdiendo gente… hijos!

 

Pero lo que más me llama la atención es: ¡Nadie habla sobre nuestro futuro, esa idea tan importante! Todo es el presente, la coyuntura que exalta las diferencias e ignora a los que sufren y también a los que se esfuerzan y hacen grandes cosas por nuestra sociedad.

 

No hay políticos que intenten capturar nuestra imaginación hablando sobre lo que vamos a lograr o las oportunidades que llegarán o que no va a haber más peleas tóxicas.

 

Los políticos se ven eximidos de dar respuestas porque se están peleando, se ven eximidos de mostrarnos el camino del crecimiento porque el adversario es en realidad un enemigo y, lo peor de todo, es que no nos indican el camino porque no lo conocen, no lo piensan o porque no tienen el coraje de mencionar el tremendo sacrificio que inevitablemente tendremos que hacer para poder regresar a la prosperidad.

 

Ante este panorama la construcción de nuestro futuro queda en manos nuestras: Argentina nos eligió a nosotros para ser los protagonistas de este cambio hacia la prosperidad, debemos darnos cuenta de la oportunidad que tenemos en nuestras manos. Debemos movilizarnos para luego estar orgullosos de que fuimos nosotros los que dimos vuelta la desconfianza, la indiferencia que produce la decadencia.

 

Si en una sociedad todos estuviésemos de acuerdo en todo, unanimidad total, entonces no existiría la política sino solo ejecutores. Esto no es posible pero, inversamente, cuantos menos acuerdos logremos mayor va a ser la necesidad de la política. Debemos reducir los desacuerdos y así acotar el rol de la política en nuestra sociedad y dedicar nuestro tiempo a recuperar tanto terreno perdido.

 

Es probable que vengan cambios verdaderamente profundos, cambios en el funcionamiento de nuestra sociedad para que vuelva a ser productiva, educadora y fuerte productora de bienestar para todos los ciudadanos especialmente para aquellos que tanto necesitan de trabajo, orgullo y dignidad.

 

Cuando ocurran estos cambios profundos (aunque imprescindibles) van a ser dolorosos y onerosos. Los que implementen estos cambios lo deberán hacer sin emociones o contemplaciones y es, justo aquí, donde nosotros entramos en escena.

Nosotros vamos a tener que contener, apoyar y ayudar a los que sufrirán el tránsito desde esta sociedad a una que funcione, una sociedad mejor organizada y generadora de riqueza y, esta vez, solidaria como nunca antes.

 

Nosotros, los empresarios, debemos encontrarnos al frente de este cambio mostrando que nuestra primera prioridad no va a ser el cuadro de resultados sino luchar por encontrar el lugar desde donde podamos ayudar.

 

Debemos estar, y así se nos debe ver, preocupados por nuestra comunidad, entrenando a nuestra gente para que tenga la libertad de crecer. Deberemos transmitir este interés y preocupación a nuestros proveedores y deberemos tener que explicarnos frente a nuestros clientes.

 

Para este encuentro hemos preparado un análisis sobre cuatro conceptos que forman parte del funcionamiento de la sociedad:

- ¿Cómo es una sociedad justa?

- ¿Qué pensamos sobre la meritocracia?

- ¿Cómo vivimos en comunidad?

- ¿Cómo nos informamos?

 

Hoy no esperamos ponernos de acuerdo pero sí escuchar cómo piensan otras personas con la idea de ir abriendo la cabeza para eventualmente sí ponernos de acuerdo.

 

Vamos a conversar sobre conceptos bastante abstractos, sin embargo, vamos a anclar nuestro Encuentro en la necesidad de atender las necesidades de una gran parte de nuestros compatriotas.

 

Bienvenidos al 25° Encuentro Anual de ACDE: “Convivencia para el desarrollo. Un diálogo abierto sobre justicia, meritocracia, comunidad y libertad”.

 

Nuevamente gracias a todos por acompañarnos y aceptar el desafío.

Fernando Oris de Roa

Presidente del 25º Encuentro Anual ACDE

Palabras de cierre

Palabras de cierre de Gonzalo Tanoira, presidente de ACDE

Quiero empezar agradeciendo a cada uno de ustedes que generosamente brindó su tiempo para estar aquí estos dos días. Y en particular al equipo organizador liderado por Fernando Oris de Roa que trabajaron para que este 25° Encuentro Anual ACDE pudiera ser una realidad.

Creemos que hemos dado un paso importante, encontrando puntos en común con referentes con los que a priori no compartíamos muchas cosas. Creemos también que este es el camino ineludible si aspiramos a sacar a la Argentina de este deterioro de décadas en el que estamos sumidos.

Hoy el mundo vive con una gran incertidumbre y ansiedad. Tras la Pandemia, que tarda en desaparecer, llegó la guerra. A las profundas transformaciones en los métodos de producción y trabajo que nos deja el COVID, sumamos ahora un descalabro en mercados estratégicos, como el de los alimentos y la energía, a causa de la guerra en Ucrania, que repercuten en todo el tablero. Mientras tanto, los grandes problemas, como la pobreza, la exclusión y el deterioro del medio ambiente continúan su curso… Lamentablemente, América Latina esta siendo el continente símbolo del desorden politico y economico, ademas de la desigualdad.

En Argentina, estos problemas los vemos como en un espejo aumentado. Si la inflación crece en el mundo, en Argentina se espiraliza. Si la presión impositiva sobre las empresas se intensifica en el mundo, en Argentina ya bloquea la capacidad productiva. Y como consecuencia, si la reducción de la pobreza en el mundo se estanca, en Argentina la miseria se masifica.

Como presidente de ACDE, creo que aun dentro de la gran ola de pesimismo en la que estamos los argentinos, cada vez más gente está escuchando este mensaje espiritual de volver a dignificar a la persona humana por sobre las consideraciones materialistas.

Desde que asumí siempre traté de que todo lo que ACDE impulsara estuviera basado en dos grandes principios: En primer término la importancia de un sector privado pujante, la libre iniciativa, creadora e innovadora, emprendedora, multiplicadora. Y en segundo lugar, trabajar para lograr la concordia y así encaminarnos todos detrás de un proyecto común de país. Sé que partimos de una división muy grande, pero no es el qué sino el cómo, lo que nos divide.

Todos queremos reducir la pobreza, mejorar la educación, la salud y la seguridad, eso no se discute. Donde hay desacuerdos es en cómo lograrlo, cuál es la receta.

La experiencia, en otras partes del mundo, nos puede dar la clave de cómo seguir. Sabemos que las sociedades exitosas se construyen combinando una cuota de cooperación y una cuota de competencia entre sus miembros. Tenemos que perderle el miedo a ambas palabras. Cooperar está en nuestra naturaleza, ayudar al que menos tiene, al más débil. Esto es central al mensaje de Cristo. Pero también es indispensable competir. Porque saca las fuerzas que hay en nuestro interior, para superarnos cada día. La competencia nos mantiene alertas y productivos. Es el combustible que necesita la meritocracia para hacernos florecer. Como empresarios y profesionales, tenemos que abrazar la competencia, mostrándole al resto de la sociedad que esto es lo que nos hace mejores. Además tomando en cuenta que como país tenemos que competir con otros países por el acceso a los mercados. El gran dilema para cualquier gobierno, por supuesto, es que incentivos pone para que el balance entre competencia y cooperación logre que la comunidad se desarrolle en plenitud.

A lo largo de 70 años ACDE ha propuesto a la comunidad empresarial, al mundo laboral y a la sociedad en general, valores cristianos y humanistas, ideas y una hoja de ruta. Asumir con responsabilidad y entusiasmo nuestra misión de crear trabajo y riqueza para el crecimiento del país y el bienestar general.

Necesitamos acuerdos en torno a algunas grandes cuestiones que son ineludibles ya:

- Respeto por la propiedad y la iniciativa privada, para generar el trabajo decente que incluya a todos los argentinos.

- Una moneda estable, que a esta altura podría ser el peso u otra, que permita planificar la inversión y desarrollar los proyectos productivos con bajas tasas de interés como en el resto del mundo.

- Instituciones independientes y justas, que resuelvan sin presiones, conforme a la Ley.

- Educar para el trabajo. Fortalecer nuestro modelo formativo con foco en la inserción laboral de los jóvenes argentinos en los trabajos del futuro.

- Un perdón mutuo, amplio y generoso, que permita consolidar la convivencia en la diversidad, destierre discusiones del pasado y nos abra un futuro de comunidad y libertad.

Siento que lograr esto es posible.  El fin de semana pasado ACDE hizo el primer retiro espiritual de dirigentes sindicales y empresarios juntos. Nos encontramos durante un fin de semana 50 hombres y mujeres del sindicalismo y las empresas para fortalecer nuestra relación con Cristo y con los demás y vencer prejuicios. Tuvimos un encuentro con Cristo muy profundo, pero también nos dimos cuenta que nuestra relación no es un juego de suma cero, ya que tenemos muchas más cosas que no unen que las que nos dividen. Es un paso concreto, pero vamos por más. En octubre estamos organizando un encuentro en Roma con Uniapac, agrupación mundial de dirigentes cristianos a la que pertenecemos, para tener un encuentro con nuestro Papa Francisco, y abordar las temáticas que nos interesan acerca de la vocación cristiana de la dirigencia. Están todos invitados a acompañarnos.

La empresa y los dirigentes tienen una tarea esencial para contribuir al bien común de la sociedad, de cada persona y familia. No puede haber desarrollo auténtico y una sana economía si hay inestabilidad social, injusticia y divisiones.

En este Encuentro Anual trabajamos para lograr escucharnos entre nosotros, poniéndonos en el lugar del otro. Comprender y comprendernos. Ser honestos intelectualmente. Dejar de lado los prejuicios ideológicos e intereses personales. Porque en definitiva es mucho más  lo que nos une que lo que nos separa: una historia, una identidad y un futuro común.

Argentina no tiene otra alternativa que reconstruirse desde sus cimientos. Pocas veces nos habíamos enfrentado a una crisis terminal como ésta, en la que se conjugan una caída de la actividad y el consumo sin precedentes, con un descreimiento de la moneda semejante. Y el desánimo y la falta de esperanza y confianza.  Paradójicamente, en este contexto tan incierto, la oportunidad que tiene Argentina es mayúscula. Porque tocar fondo puede significar que por primera vez decidamos cambiar de verdad y aplicar el método acertado.

En ese contexto, el sector empresario también tiene que hacer su examen de conciencia, para evaluar qué responsabilidad ha tenido. Creo que hemos estado divididos durante mucho tiempo, con concepciones distintas del país y eso nos ha llevado a no poder presentar un modelo consensuado por todo el sector privado, y por lo tanto a estar ausentes en muchos debates. Las típicas divisiones, campo vs. industria, exportadores vs. importadores, economía abierta vs. cerrada, empresas que tienen relaciones disímiles con el estado. Son todas visiones distintas que aún persisten y que nos hacen imposible transmitir al gobierno de turno y a la sociedad qué es lo que queremos para generar un flujo en inversiones que asegure la creación sostenida de trabajo.

A lo largo de su historia ACDE fue una arquitecta de encuentros. En 70 años Argentina enfrentó desafíos y dificultades de todo tipo: crisis económicas, institucionales, políticas. Inspirada en el legado de Enrique Shaw y el mensaje de Cristo, ACDE buscó siempre tender los puentes para poder encausar las crisis, los conflictos y mostrar una guía. Al interior de las empresas, ACDE ha contribuido muchísimo a enriquecer y mejorar la cultura empresarial, promoviendo valores que hoy se han convertido en estándar en muchas compañías: el respeto los trabajadores, la búsqueda no solo de la ganancia, sino también del bien común, la sostenibilidad de las operaciones involucrando el medio ambiente. Las diferentes iniciativas y propuestas de ACDE producen cambios, muy difíciles de medir, que contribuyen a construir entornos de trabajo en los cuales las personas pueden desarrollarse integralmente, sin dejar de lado su trascendencia espiritual.

Esta es la propuesta de ACDE para lograr la paz por medio de la justicia en las relaciones humanas, en lo económico y lo social.  Es nuestra humilde interpretación del mensaje de Cristo en nuestra actividad como empresarios, emprendedores, ejecutivos y profesionales. Es nuestro mensaje, nuestro testimonio en este momento tan complejo de la Argentina.

En mi último encuentro como presidente de ACDE, quiero agradecer a todos los socios por haberme dado esta oportunidad, fue el cargo más importante que tuve en mi vida. Agradezco también al Consejo Directivo que me acompañó y al equipo de colaboradores de ACDE que una vez más, nos ha demostrado un gran profesionalismo.

Para finalizar, quiero hacer un profundo llamado, en la esperanza de encontrar de forma urgente el camino que nos libere de tanto dolor. Dirigentes políticos, sindicales, empresariales, y sociales, cuenten con nosotros.

Gracias a todos por acompañarnos en estas dos jornadas, y hasta siempre.

Programa

Convivencia para el desarrollo

Un diálogo abierto sobre justicia, meritocracia, comunidad y libertad

El 25° Encuentro Anual ACDE parte del interrogante general sobre cómo salir de la situación en la que estamos, qué debemos hacer para mejorar nuestra convivencia y lograr progreso.

Los diálogos que hemos tenido con amplios sectores de nuestra sociedad nos dieron esperanza. La solución para esta compleja realidad existe y está cerca, pero requiere perseverancia y es onerosa para todos. A partir de consensos básicos y reglas para una convivencia posible podemos trabajar en un desarrollo sustentable. Proponemos tres ideas fuerza para salir del laberinto en que se encuentra nuestro país hace décadas:

 

  • Más amistad social
  • Más involucramiento ciudadano
  • Mejor brújula moral

 

En el marco del 70 aniversario de ACDE, el 25° Encuentro Anual ACDE invita a dialogar y reflexionar sobre cinco conceptos que moldean la vida en común en nuestro país. Dedicaremos el primer día del encuentro a los conceptos de justicia y meritocracia y el segundo día a debatir sobre comunidad, libertad y diálogo abierto. No pretenderemos ser exhaustivos, pero sí escuchar voces distintas.

 

Desarrollo del Encuentro

9.00 h | Apertura

  • Reflexión Espiritual. Inés Ordoñez de Lanús. Fundadora del Centro de Espiritualidad Santa María.
  • Bienvenida.  Fernando Oris de Roa. Presidente del 25° Encuentro Anual ACDE.

 

9.25 h | La pobreza que nos interpela

  • Conversan: Fernando Oris de Roa y Micaela Urdinez, Responsable de Hambre de futuro.

 

9.35 h | ¿Podemos construir una Sociedad Justa?

Cuáles son los puntos que debemos acordar sobre lo que significa una sociedad justa.

 

  • Conversan Gabriel Kessler, Profesor de la Universidad Nacional de La Plata, y Silvia Fesquet,  Editora Jefa de Redacción de Clarín.

 

  • Diálogo entre referentes:
    • Agustín Salvia. Director de Investigación del Observatorio de la Deuda Social Argentina en la Universidad Católica Argentina.
    • Mónica Pinto. Ex Decana de la Facultad de Derecho Universidad de Buenos Aires.
    • Roberto Murchison. CEO Grupo Murchison.
    • Modera: Eduardo P. Braun, moderador y conferencista.

 

11.00 h | Coffee Break

 

11.30 h | Democratizar el mérito, bases del bien común

En una sociedad crispada por las inequidades, las dificultades y restricciones para aspirar al progreso y desarrollo individual ¿qué respuestas ofrece el ámbito educativo-empresario y social?

 

●  Mérito-Desarrollo personal-Acceso a las oportunidades.

    • Lucas Grosman. Rector de la Universidad de San Andrés.

●  Diálogo entre referentes:

    • Martin Migoya. CEO de Globant.
    • Alejandro “Pitu” Salvatierra. Dirigente social.
    • Dora Barrancos. Investigadora Principal del CONICET.
    • Modera: Eduardo P. Braun, moderador y conferencista.

 

13.00 h | Almuerzo. Salón Pampa

 

14.15 h | Educando para el mérito, construyendo futuro

  • Conversan: Diego Golombek, Profesor de la Universidad de San Andrés, y Guibert Englebienne, Presidente de Endeavor Argentina.

 

15.30 h | Los necesarios equilibrios de una sociedad justa

  • Conversan:  Carlos Rosenkrantz, Vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y Juan Vaquer, ex Presidente de ACDE.

 

16.00 h | CIERRE

 

 

 

9.00 h | Bienvenida

 

 

9.15 h | Comunidad y Libertad Responsable: Un desafío impostergable

Pertenecer a una comunidad es lo opuesto a sentirse inmune al problema, promover la empatía y los vínculos de confianza, con foco en el bien común. Libertad responsable refiere a los derechos y obligaciones que surgen cuando los individuos se sienten parte de un proyecto común.

 

  • Introducción al tema:
    • Bernardo Nante. Presidente de la Fundación Vocación Humana.
  • Intercambio entre referentes:
    • Jorge De All. Presidente Sanatorio Otamendi y Presidente Fundación Cuerpo y Alma.
    • Paz González. Directora Ejecutiva de Asociación civil Nuestras Huellas.
    • Martín Pérez de Solay. CEO de Allkem.
    • Daniel Herrero. Presidente de Toyota Plan.
    • Modera: Eduardo P. Braun, moderador y conferencista.

 

 

11.00 h | Coffee Break

 

11.30 h | Diálogos públicos para la información de calidad

El debate que sigue buscará reflexionar sobre la importancia de la calidad en la construcción de la información y mostrar los diferentes actores responsables de este proceso.

 

  • Mesa Debate:
    • Victoria Baratta. Investigadora en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas.
    • Chani Guyot. Fundador y Director de RedAcción.
    • Daniel Martini. Socio fundador y miembro de la Comisión Directiva de DIRCOMS.
    • Gastón Roitberg. Secretario de contenidos digitales de La Nación.
    • Pablo Secchi. Director Ejecutivo de Poder Ciudadano.
    • Modera: Adriana Amado. Investigadora de la Universidad Argentina de la Empresa y periodista.

 

13.00h | Palabras de cierre. Gonzalo Tanoira - Presidente de ACDE

Martes 05 de julio

Miércoles  06 julio

Expositores

Adriana Amado

Victoria Baratta

Dora Barrancos

Eduardo P. Braun

Jorge De All

Investigadora de la Universidad Argentina de la Empresa y periodista

Investigadora en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas

Investigadora Principal del CONICET

Moderador y conferencista

Presidente del Sanatorio Otamendi y de la Fundación Cuerpo y Alma

Guibert Englebienne

Silvia Fesquet

Diego Golombek

Paz González

Lucas Grosman

Presidente de Endeavor Argentina

Editora Jefa de Redacción de Clarín

Profesor de la Universidad de San Andrés

Directora Ejecutiva de la Asociación Civil Nuestras Huellas

Rector de la Universidad de San Andrés

Chani Guyot

Daniel Herrero

Gabriel Kessler

Daniel Martini

Martín Migoya

Fundador y Director de Red/Acción

Presidente de Toyota Plan

Profesor de la Universidad Nacional de La Plata

Socio fundador y miembro de la Comisión Directiva de DIRCOMS

CEO de Globant

Roberto Murchison

Bernardo Nante

Inés Ordoñez de Lanús

Fernando Oris de Roa

Martín Pérez de Solay

CEO del Grupo Murchison

Presidente de la Fundación Vocación Humana

Fundadora del Centro de Espiritualidad Santa María

Presidente del 25° Encuentro Anual ACDE

CEO de Allkem

Mónica Pinto

Gastón Roitberg

Carlos Rosenkrantz

Alejandro “Pitu” Salvatierra

Agustín Salvia

Ex Decana de la Facultad de Derecho Universidad de Buenos Aires

Secretario de contenidos digitales de La Nación

Vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación

Dirigente social

Director de Investigación del Observatorio de la Deuda Social Argentina

Pablo Secchi

Gonzalo Tanoira

Micaela Urdinez

Juan Vaquer

Director Ejecutivo de Poder Ciudadano

Presidente de ACDE

Responsable de Hambre de futuro

Ex Presidente de ACDE

Platino

Oro

Plata

Bronce

Acompañan

Adriana Amado

Investigadora de la Universidad Argentina de la Empresa y periodista

Santiago Del Sel

Director de empresas

 

Bárbara Harteneck

 Responsable de Desarrollo de Comunidad en WeInvest Latam

 

Yanina Nano Lembo

Directora de articulación público privada Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Fernando Oris de Roa

Presidente del 25° Encuentro Anual ACDE

Eduardo P. Braun

Natalia Brutto

Moderador y conferencista

Coordinadora de Desarrollo Institucional de ACDE

Hernán Etchaleco

Ignacio Gorupicz

Director de Identia PR

Socio en McKinsey & Company

Catalina López Lecube

Cristina Miguens

Líder de Comunicaciones & Socios de ACDE

Directora de Revista Sophia

Ana Pico

Christian Schwarz

Directora Ejecutiva de ACDE

Docente en carreras de grado y posgrado UCA, UNTREF, UCES

Consuelo Summers

Juan Vaquer

Coach Ontológica & Health Coach

Abogado y empresario agropecuario

Cristina Calvo

Directora del Programa Internacional sobre Democracia, Sociedad y Nuevas Economías del Rectorado de la UBA

 

Lucas Grosman

Rector de la Universidad de San Andrés

Gerardo Muniello

Ministro de la Iglesia Presbiteriana San Andrés

Agustín Stellatelli

Abogado independiente. Impulsor de estudio jurídico boutique

Encuentros Anteriores

Camino al Encuentro

Auspiciantes

Comisión Organizadora

Informes

UBICACION

Hotel Sheraton Buenos Aires,

Salón Retiro.

Leandro N. Alem 1151, CABA.

 

ALOJAMIENTO

Tarifas Corporativas

Paraguay 580 2° piso, CABA

eventos@acde.org.ar

54  11 5254-0030

www.acde.org.ar

#VamosAlEncuentro

 

#EncuentroAnualACDE